Entrevista Ramón Suárez Pauta Bloomberg, 12 de febrero de 2020

«Algunas de las incertidumbres sobre el comercio se han rebajado recientemente, pero los riesgos en las perspectivas continúan. En particular, estamos vigilando de cerca el surgimiento del coronavirus, que podría generar perturbaciones en China que se extenderían al resto de la economía global», dijo el titular de la FedJerome Powell, en su discurso semestral ante el Congreso norteamericano.

Sus palabras dieron cuenta de una incertidumbre generalizada en la política comercial por el coronavirus, y en Chile ya se reflejan algunos de los síntomas.

De acuerdo con el socio fundador de Noosa Ramón Suárez, «uno mira las valorizaciones de la Bolsa chilena, ve que está barata y piensa que es una oportunidad de compra. Pero cuando uno quiere comprar, debe tener claras las perspectivas de crecimiento a largo plazo, y el crecimiento de Chile está en entredicho».

Asimismo, Suárez asegura que eso vuelve complejo determinar la valorización de las empresas y, por lo tanto, poner precio a los activos hoy en Chile. Esto provoca también que los inversionistas puedan pensar más de una vez antes de concretar una operación particular.

Coronavirus y la inflación

alorización de las empresas y, por lo tanto, poner precio a los activos hoy en Chile. Esto provoca también que los inversionistas puedan pensar más de una vez antes de concretar una operación particular.

Coronavirus y la inflación

El discurso de Powell, de acuerdo con Suárez, no tuvo grandes sorpresas respecto de los coletazos del virus a grandes rasgos, ya que «es evidente el cómo afecta a la economía de China y cómo esto  puede repercutir en la mundial. Pero sobre todo Powell destaca que la economía norteamericana está en muy buen pie […]. Eso hace pensar que la Fed no debería subir las tasas de interés».

A nivel local, asegura Suárez, «la actividad en Chile está tan deprimida, que no debiera influir en las decisiones de tasas para este año».

Adicionalmente, el socio fundador de Noosa subraya que los dígitos que reflejó la inflación de enero están influenciados por el tipo de cambio, lo cual no debería generar mayor preocupación: «No es suficiente para generar cambios en las decisiones que involucren a la política monetaria del Banco Central«, dice.