Por Juan Cristóbal Alcalde, socio fundador de Noosa Capital

Columna publicada en La Segunda el 21 de enero de 2021

 

El 2020 estuvo lejos de ser un año fácil en todo sentido. En materia de manejo de inversiones el tema tampoco estuvo exento de complicaciones, pero mirando hacia atrás vemos que se volvió a cumplir lo que ha pasado en varias oportunidades anteriores.

Cada cierto tiempo los mercados tienen caídas importantes que generan mucha especulación y pánico, y tienden a dejar a muchos heridos en el camino. En general, estos retrocesos tienden a ser olvidados producto de recuperaciones que cumplen con la tendencia al alza de los mercados en el largo plazo, pero muchos de los inversionistas no logran capturarlas debido a una falta de disciplina financiera y a no tener una estrategia de largo plazo.

Hay dos puntos fundamentales que los inversionistas debiesen seguir: mantenerse siempre invertidos, y al mismo tiempo rebalancear los portafolios. Si uno sigue disciplinadamente estos dos principios debiese ser capaz de sortear con éxito las crisis, y generar rentabilidades atractivas en el largo plazo.

Dicho lo anterior ¿Qué deberíamos esperar este año? Un rebote en el crecimiento mundial liderado, principalmente, por China y en menor medida por EE.UU.; tasas internacionales bajas por un tiempo prolongado, aunque es posible ver empinamiento de la curva tal como ha estado ocurriendo; presiones inflacionarias contenidas por holguras productivas mientras haya desempleo de factores; dólar globalmente menos fuerte que en los últimos años debido a que es contracíclico con el crecimento global; recuperación de materias primas y retorno de los flujos de capitales hacia países emergentes.

Bajo este contecto, los activos emergentes se ven baratos después de una década perdida, y en particular destaco a Chile que aún transa con un descuento sobre sus pares. Sin la guerra comercial de por medio, con el cobre por sobre los US$ 3,5 y con el tema político bastante mejor de lo previsto hace unos meses, podemos esperar un muy buen año para los activos de riesgo locales.