Diario FInanciero, 24 de marzo de 2020

La ansiedad generada entre los inversionistas por el potencial impacto en la economía global de la propagación del coronavirus sigue haciendo de las suyas.

Al punto que ni siquiera el último anuncio que hizo la Reserva Federal de Estados Unidos está logrando tranquilizar a los mercados.

Mientras se siguen endureciendo sus medidas para contener la pandemia y los pronósticos de crecimiento se van poniendo más pesimistas, el mayor banco central del mundo volvió a abrir su botiquín de medidas económicas, pero esto no logró encender el optimismo en las mesas de dinero. Así es como los mayores índices de Wall Street terminaron el día a la baja, con bajas en torno a 3% en el Dow Jones y el S&P 500, mientras que todos los mayores mercados de Europa anotaron bajas de más de 2% en la sesión y Asia vio las acciones chinas caer en Shangái y Hong Kong.

La única excepción fue Japón, donde la bolsa subió más de 2%, poniéndose al día con el auge bursátil del viernes.

En América Latina, la historia se repitió, con caídas en los índices referentes de las ruedas brasileña, mexicana y peruana. Argentina y Colombia tuvieron sus mercados cerrados por feriados. Y como ha sucedido en el marco de la pandemia, la plaza bursátil nacional no se mantuvo al margen. Ayer el S&P IPSA santiaguino cayó un 5,83%, ubicándose en 2.897,83 puntos. Las caídas fueron bastante transversales, con sólo tres de los 30 títulos que componen el indicador se mantuvieron a flote, pero los peores resultados de la sesión se vieron en la firma naviera Compañía Sudamericana de Vapores, cuyos papeles retrocedieron casi 15% ayer.

Por su parte, Inversiones Aguas Metropolitanas, Banco de Chile, Falabella, Colbún, Engie Energía Chile, AES Gener y Ripley anotaron caídas de dos dígitos.

Ignorando a la Fed

A poco más de una semana de recortar los tipos de interés a casi cero y de promover medidas de liquidez, la Reserva Federal volvió a ponerle paños fríos ayer al mercado, con el anuncio de un plan de compra de bonos ‘ilimitado’, sumado a una serie de medida de apoyo para los hogares, las pequeñas empresas y grandes compañías.

Pero pese a que el banco central estadounidense sigue anunciando medida de emergencia tras medida de emergencia, no ha logrado calmar las pasiones en Wall Street. Según comentan desde el mercado, esto se debe a que los inversionistas están buscando algo más. ‘Lo que el mercado está esperando es que se aprueben los paquetes fiscales de US$ 2 billones (millones de millones) en EEUU, que se esperaba fuera anunciado el domingo’, explica el socio del multifamily office Noosa, Juan Cristóbal Alcalde.

En un contexto en que los demócratas y los republicanos no logran ponerse de acuerdo para apoyarlo, ‘se necesita ayuda fiscal que complemente lo que la Fed ya ha anunciado en cuanto a entregar liquidez al nivel que sea necesario’.

Salida de capitales

El temor en torno al impacto que tendrá el coronavirus ha provocado una fuerte salida de flujos en una de las categorías consideradas como más riesgosa: mercados emergentes. Datos de Bloomberg muestran que la última semana fue la quinta de forma consecutiva en la que inversionistas retiraron dineros de ETF (fondos transados en bolsa) que invierten en acciones y bonos de estas economías.

Los ETF listados en EEUU especializados en emergentes, sumado a los vehículos que apuntan a activos de países emergentes específicos, vieron salir US$ 2.940 millones la semana pasada. Ningún mercado individual registró flujos a favor en ese período, pero Brasil obtuvo los peores resultados, con una salida de US$ 479,5 millones en la semana. La salida neta de capitales en lo que va del año suma US$ 6.760 millones